Restos fósiles de un dinosaurio carnívoro cuyo rango de antigüedad ronda los 140 millones de años, generó mucha expectativa y entusiasmo en el equipo de investigadores que durante trece días realizó una campaña en un campo de Las Lajas. Podría medir entre 4,5 a 5 metros y hasta el momento era desconocida su presencia. El material rescatado está ahora en el taller del museo "Carmen Funes" de la ciudad de Plaza Huincul. El hallazgo se produjo un campo propiedad de Susana Ascheri. El Dr. Rodolfo Coria, junto con el Dr. Phill Currie de la Universidad de Alberta, Canadá, Eva Koppelhus; Leandro Martínez; el geólogo Gustavo Azúa y técnicos del Museo de Las Lajas conformaron el equipo de trabajo. La primera vez que llegaron aquí fue el año pasado. Y este año volvieron a la tarea y se sorprendieron con "un hallazgo muy importante: un ejemplar de dinosaurio carnívoro bastante bien preservado", dijo Coria. "Es totalmente novedoso por la antigüedad, por la asociación de la que están formando parte", detalló. Adelantó que "nos enfrentamos a una asociación de dinosaurios. Son tres grupos representados en este estrato. Y es una asociación novedosa. No se conoce ningún dinosaurio de ningún grupo de esta antigüedad y de esta procedencia geográfica. Estos son formas nuevas". Agregó que "la oportunidad que tenemos conocer esta etapa en la evolución de dinosaurios de la Patagonia es única". Otra de las características del hallazgo está dado porque es la primera vez que se identifica este tipo de material en esta zona que tradicionalmente había sido referenciada como de "materiales marinos, de calizas marinas", como las encontradas en Zapala o Chos Malal. Los fósiles son "netamente continental" y es una sucesión de estratos continentales "extensísimos donde nos permite proyectar una potencialidad de hallazgos muy grandes en el futuro". Se trata de un ejemplar carnívoro, terópodo y articulado. Pero no se sabe la familia a la que pertenece. Se encontró parte de columna vertebral, de la cadera, otros fragmentos que no se pueden identificar pero son íntegros, "perfectamente identificables". Fue rescatado en un "bochón" de casi 1.000 kilos de peso, en una sola pieza cosa de mantener la integridad del ejemplar. Así fue trasladado al Museo "Carmen Funes", donde en el taller de la entidad se lo dejará para su estudio y análisis.
Fuente y Foto: Diario Río Negro.