Los descubrimientos de nuevos fósiles y huesos de dinosaurios son algo constante en la vida de los paleontólogos. Lo que no es tan constante, ni tan común es encontrarse con el dinosaurio más grande sobre la tierra todos los días… y eso es precisamente lo que les ha pasado a un grupo de investigadores de huesos en la Patagonia (Argentina). Han descubierto los restos de un dino tan sumamente grande, que hace que las personas que se encuentran alrededor parezcan poco más que diminutas hormigas.
Rúben Cúneo, director del instituto de paleontología y jefe de la expedición asegura que los restos tienen aproximadamente 90 millones de años y que pertenecieron a un ejemplar colosal de la familia de los saurópodos, el cual, le ha venido a robar el trono al Argentinosaurus como el dinosaurio “más grande que jamás haya existido sobre la faz de la tierra”.
Si hablamos de dimensiones los números se salen de las tablas hasta rozar lo absolutamente espectacular. Este saurópodo recién descubierto pesaba entorno a unas 100 toneladas, lo que vendría a ser el equivalente de unos 14 elefantes adultos puestos en línea…

El animal era un herbívoro (de la familia de los “cuelli largos” para los más pequeños) y tenía una longitud entorno a los 40 metros de largo. Algo que no tiene nada que ver con ningún ser vivo de la época actual.
En cuanto a su altura, se estima en los 20 metros de alto. Lo que deja fuera de juego a todas las especies de dinos descubiertas hasta la fecha (en cuanto a tamaño se refiere).
Con estas proporciones es de suponer que este dinosaurio no tuviera demasiados enemigos tales como depredadores comunes de esas épocas prehistóricas, por lo cual su extinción probablemente se vio propiciada por cambios climáticos y falta de adaptación dado su mastodóntico peso y sus necesidades alimenticias.
Nota: Dinosaurioss.com