Cuando transcurrían los últimos días de la última campaña paleontológica en la localidad de La Invernada durante la primavera del 2014, a pocos kilómetros de la ciudad de Rincón de los Sauces, en el Norte de la Provincia de Neuquén, uno de los tècnicos del equipo, hizo un hallazgo inesperado. Como queriendo hacer notar su presencia, evitando quedar en el olvido, el hocico de lo que después sería uno de los cráneos de dinosaurios saurópodos titanosaurios más completos del mundo, asomaba del suelo rocoso. Así fue como comenzó esta nueva historia para el Museo Argentino Urquiza de Rincón de los Sauces y su equipo.
            Hoy, luego de unos cuantos meses de trabajo lento y meticuloso, el cráneo de este animal esta casi listo para su estudio. “Mide unos 45-50 cm de longitud, esta en 3D, es decir, no se encuentra deformado o aplastado, y su estado de preservación es excelente”. La importancia del hallazgo, ha generado que desde que fuera recuperado el año pasado en la última campaña, se encuentre en la lista de prioridades. Y esto no es para menos “se trata de uno de los pocos cráneos de titanosaurios preservados del mundo”.
            Los huesos del cráneo, casi como una regla en paleontología, son difíciles de preservar. Si bien el MAU ha recuperado materiales craneanos de otros dinosaurios en el pasado, este nuevo hallazgo resulta trascendente. “Con este nuevo material vamos a poder conocer aún más no solo la anatomía, sino además, la evolución craneana que ha experimentado este grupo de dinosaurios, ya que el cráneo muestra cambios interesantes y muy novedosos”. De todas maneras este es el comienzo de la ardua tarea que hay por delante, teniendo en cuenta que aún queda el resto del dinosaurio por extraer del campo. Actualmente se está trabajando en pos de continuar con las excavaciones, para recuperar el cuerpo de este animal, el cual se estima estaría completo. “Contar nuevamente con el apoyo de Exxonmobil resultaría fundamental  no solo para recuperar este dinosaurio, sino además, para extraer simultaneamente a un segundo ejemplar de dinosaurio carnívoro que yace a sólo unos pocos metros en el mismo sitio”.
            Los visitantes que a diario se acercan al MAU, pueden observar de cerca, como lentamente se estan limpiando los huesos de este ejemplar y otros extraídos recientemente.