Los restos de Panphagia protos, el nuevo dinosaurio hallado hace dos años en el Valle de la Luna, provincia de San Juan, corresponden al ancestro más antiguo de los saurópodos. A partir del descubrimiento de un hueso hueco, de color marrón, se logró localizar el 45 por ciento de su esqueleto. Se pudo descubrir que el animal medía apenas 1,5 de largo de la cabeza a la cola y unos 30 centímetros de alto, casi como un perro. Según explicó el director del Museo de San Juan, Óscar Alcober, tardaron meses en percatarse de que la especie hallada contaba con dientes no carnívoros, lo que les llevó a reinterpretar todo el material y descubrir finalmente que se trataba de un tipo de dinosaurio que se encontraba en transición a la herbivoría. Su singularidad es que poseía dientes mucho más rectos y afilados que los de los carnívoros, así como unas vértebras en el cuello bastante más largas, lo que refleja que había comenzado su alargamiento, y que se trataba de un dinosaurio en pleno proceso de evolución, comentó.
Este descubrimiento supone un paso adelante en los hallazgos realizados en el parque de Ischigualasto, ya que, como reconoció Alcober, nunca antes habían encontrado ningún resto que tuviera que ver con la ancestría de los saurópodos. El Panphagia protos podría considerarse el eslabón perdido que permite reconstruir la evolución de los dinosaurios desde los bípedos carnívoros a los herbívoros gigantes de cuatro patas.
En la foto (derecha), junto al Dr. Oscar Alcober, se puede ver al Gobernador de San Juan, José Luis Gioja, observando la reconstrucción en vida del dinosaurio más antiguo del mundo.
Fuente: La Voz, Diario Online http://www.lavoz.com.ar/

2 comentarios:

El Noasaurus. dijo...

Me alegro que el gobernador de San Juan se interesé, aunque sea por unos minutos, en el nuevo dinosaurio.

Un saludo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.